Archivos Mensuales: enero 2013

Dos Venezuelas, dos 23 de enero

Estándar

polarizacion

Ésta bien podría ser la crónica de un país partido en dos, de un país en el que hay dos versiones de casi todo, en el que no hay lugar para los tibios. Tras 14 años de chavismo, la sociedad venezolana está más dividida que nunca y no parece haber interés en disimularlo. Hoy, 23 de enero, esta polarización volvió a quedar al descubierto.

El  23 de enero  es una fecha con mucho simbolismo en la historia venezolana.  ¿Pero  por qué? Bueno, depende a quien se le pregunte. Los libros de historia suelen decir que un día como hoy hace 55 años un movimiento cívico-militar derrotó al entonces dictador Marcos Pérez Jiménez. Para el chavismo, el espíritu de esta revolución fue rápidamente traicionado por las élites tradicionales con el llamado pacto de Punto Fijo, en el que los partidos políticos Acción Democrática y Copei firmaron un acuerdo con el que se dividieron el poder, dejando fuera a muchas de las facciones que lucharon para poner fin a la dictadura de Pérez Jiménez y entregando el país y el petróleo a las garras de las multinacionales extranjeras.

A los ojos de los seguidores del chavismo, esto marcó el inicio de un período oscuro que sólo terminó con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia. En una masiva marcha que realizaron este miércoles por las calles del centro de Caracas, los principales dirigentes del oficialismo se ocuparon de agitar esta carta. “El pueblo más nunca será traicionado” era uno de los slogans que más se escuchaban, entre banderas rojas rojitas y mensajes de amor a Chávez.

En la otra vereda, la oposición, bajo el paraguas de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), se reunió en un gimnasio del este de Caracas luego de suspender un plan para marchar por Caracas. Con llamados a defender la democracia recuperada en 1958, el secretario ejecutivo de la MUD, Guillermo Aveledo, reivindicó al 23 de enero como una fecha de unidad nacional. Lejos, muy lejos de las consignas que a  unos pocos kilómetros gritaban los chavistas.

Anuncios

La vida en Caracas al ritmo del desabastecimiento

Estándar

desabastecimiento

Por estos días, las imágenes en los supermercados venezolanos se repiten: estantes a medio llenar, empleados que explican que no hay determinado producto frente a la cara ya resignada de los clientes, que a veces tienen que ir a dos o tres supermercados para redondear la compra que quieren hacer. La escasez o el desabastecimiento periódico de ciertos productos es algo crónico en Venezuela, en parte por distorsiones propias de la economía, pero en el último mes la situación se agudizó de la mano de la mayor incertidumbre sobre el futuro del país.

No es raro encontrar carteles que establecen que no se puede llevar más de un paquete de azúcar por persona, pero las alarmas se terminaron de disparar cuando poco antes de las Fiestas comenzó a escasear la harina pan, un ingrediente clave de un alimento igualmente clave de la dieta venezolana: las famosas arepas.

Los venezolanos, ya acostumbrados, se pasan entre sí datos de dónde se consigue cada cosa o cuando encuentran un producto que les gusta compran en cantidad, por si el mes siguiente ya no está disponible. El Gobierno culpa a los empresarios, a quienes acusa de acaparar y especular, y ha amenazado con expropiar las pocas industrias que quedan en manos privadas. Mientras, algunos productos en el mercado negro se venden al doble o triple de su valor.

Venezuela en su laberinto

Estándar

 

chavez.asuncion

 

No. Chávez no asumirá hoy 10 de enero. No escucharemos de su boca algo parecido al juramento que pronunció en enero del 2007, al asumir su tercer mandato: “…Por Cristo, el más grande socialista de la historia, por todos los dolores, por todos los amores, por todas las esperanzas que haré cumplir con los mandatos supremos de esta maravillosa Constitución, aun a costa de mi propia vida. Lo juro. Patria, Socialismo o Muerte”, dijo en aquella ocasión, cuando no imaginaba que seis años después un cáncer lo dejaría en una cama de una clínica cubana al borde de la muerte.

Como en un cuento de García Márquez, Chávez se ha convertido en un presidente virtual, en una suerte de holograma que todos juran está presente, aunque nadie lo vea. Sus seguidores salieron hoy en masa a las calles del centro de Caracas para darle su apoyo y el Gobierno organizó una ceremonia simbólica para marcar el inicio del nuevo mandato y cubrir su ausencia.

“No se equivoquen, majunches, que acá hay un pueblo decidido a defender a su comandante, con la vida si es necesario”, dijo un chavista que participaba de una de las marchas convocadas en distintos puntos de una Caracas que aún no se resigna a aceptar que el hombre que dominó el país en los últimos 14 años quizá ya no vuelva.

Las radios oficialistas transmiten continuamente fragmentos con declaraciones de Chávez, como una forma de burlar su ausencia. “Chávez es el pueblo y nosotros somos Chávez” es el nuevo slogan oficialista. Por el momento, el Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el chavismo, determinó que el presidente sigue siendo presidente, que se le puede tomar juramento más adelante. Pocos cuestionan la legitimidad de Chávez como presidente electo, sobre todo tras su cómoda victoria el 7 de octubre, pero la incógnita es cuánto más se forzará la Constitución para evitar declarar su ausencia definitiva y tener que llamar así a nuevas elecciones.

Mientras tanto, el hombre que cambió Venezuela, tal vez para siempre, al incorporar a grandes sectores populares históricamente marginados, se debate entre la vida y la muerte lejos de su patria.