Chavismo arrasa en elecciones regionales, pero Capriles retiene estado clave

Estándar

El triunfo de Henrique Capriles en el estado de Miranda asoma como el único motivo de celebración de la oposición venezolana en las elecciones regionales ayer, donde el chavismo pasó a controlar al menos 19 estados de un total de 23 tras arrebatarle al arco opositor varios bastiones clave.

Capriles, de 40 años, se impuso al ex vicepresidente Elías Jaua por cuatro puntos porcentuales y logró una victoria que lo consolida como el potencial candidato de la oposición en caso de que el cáncer del Presidente Hugo Chávez lo inhabilite para asumir su cuarto mandato y obligue a convocar nuevas elecciones presidenciales.

“No me puedo sentir contento si algunos de nuestros jugadores no obtuvieron la victoria hoy. La lucha tiene que continuar y fortalecerse. Debemos derrotar el abuso de poder y el chantaje”, declaró Capriles poco después de conocerse los primeros cómputos, que lo dieron ganador con el 50,3% de los votos.

Para Capriles esta es una revancha personal luego de haber perdido con Chávez en octubre por 11 puntos de diferencia. Sin embargo, el resto de los candidatos opositores tuvieron peor suerte, según resultados oficiales con el 94,82% de los votos escrutados.

El gobernador del estado petrolero de Zulia, Pablo Pérez, no logró obtener su reelección tras perder frente al candidato oficialista Francisco Arias Cárdenas. El chavismo nunca había podido ganar en este estado, que es el más poblado del país.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, informó que la participación fue del 53,94%, más de 10 puntos por debajo de los niveles vistos en las elecciones regionales celebradas cuatro años atrás.

El chavismo logró quitarle a la oposición, además de Zulia, los estados de Carabobo, Nueva Esparta y Táchira. El frente opositor se quedó con Lara, Miranda y Amazonas, estados que ya controlaba.

En las primeras elecciones sin Chávez en el país, las apuestas eran altas para ambos bandos: el oficialismo debía dar una muestra de fortaleza para despejar las dudas en torno a su capacidad para mantenerse unido aun sin Chávez, mientras que la oposición estaba bajo presión para demostrar que seguía viva tras la fuerte derrota sufrida en las presidenciales del 7 de octubre.

“Triunfamos en los estados más poblados del país, es una victoria a todo lo largo y ancho de la patria venezolana”, afirmó el jefe de la campaña oficialista, Jorge Rodríguez, a poco de conocerse los resultados.

El chavismo planteó la votación como una suerte de plebiscito en torno a la figura de Chávez, ausente por primera vez de unas elecciones desde que llegó al poder hace 14 años tras haber tenido que viajar de urgencia a Cuba la semana pasada para someterse a la cuarta operación desde que se le detectó cáncer en la zona pélvica en junio del 2011.

“No le vamos a (hacer) quedar mal a usted, Presidente Chávez. Que nadie le falle a Chávez, hoy es un día donde el pueblo le va a ratificar su amor”, había dicho temprano el vicepresidente Nicolás Maduro.

El último viaje de Chávez a La Habana renovó las preocupaciones en torno a la evolución de su estado de salud, especialmente después de que el propio Mandatario reconociera por primera vez que podría tener que alejarse del poder y llamara a votar por Maduro si él quedara inhabilitado y hubiera que celebrar nuevas elecciones presidenciales.

Durante la jornada, Chávez envió un mensaje a los venezolanos mediante su yerno y ministro de Ciencia, Jorge Arreaza. “Aquí está el Presidente Chávez pendiente de que todos participen en el proceso electoral para consolidar la democracia”, dijo Arreaza desde La Habana, tras señalar que el Jefe de Gobierno continuaba recuperándose.

Pese a los llamados a votar que formularon todos los sectores, la baja participación fue la protagonista de una jornada electoral que transcurrió sin grandes sobresaltos.

“Ha sido un proceso muy marcado por la abstención de ambos bloques. La campaña, sobre todo en el último tramo, ha estado signada por la enfermedad de Chávez y eso se tradujo en un desánimo colectivo. El resultado es muy satisfactorio para el chavismo, pero la oposición conserva Miranda y Capriles se posiciona como el líder de la oposición”, dijo a “El Mercurio” la experta en marketing electoral Carmen Fernández.

La abstención se sintió con especial fuerza en varios de los barrios más acomodados de Caracas, bastiones tradicionales de la oposición, donde los electores quedaron desanimados tras la derrota del 7 de octubre. “No fui a votar porque creo que con la abstención podemos enviar un mensaje más potente, el 7 de octubre quedamos cerca pero no nos alcanzó y ahora esta elección no me despierta interés”, contó Claudia Estévez, una caraqueña de 43 años que ayer caminaba con paso despreocupado por una exclusiva comuna.

Con la victoria en la gran mayoría de los estados, el chavismo podría obtener así un mandato fuerte para seguir adelante con una serie de reformas con las que ha prometido poner un “cerrojo al capitalismo” en uno de los principales exportadores de petróleo del mundo.

*Artículo publicado en El Mercurio el 17 de diciembrederrota

Acerca de mividaencaracas

Soy periodista, trabajé 12 años en una de las agencias de noticias más prestigiosas del mundo, desde Buenos Aires y Santiago. Ahora estoy probando el sabor de la independencia desde Caracas. Este blog apunta a ser un rincón con mis impresiones sobre la vida en una ciudad de contrastes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s