Las claves del nuevo mandato de Chávez

Estándar

Las postales no podían ser más diferentes: mientras los fuegos artificiales iluminaban el cielo de la capital venezolana en señal de celebración por la holgada victoria de Hugo Chávez el 7 de octubre, pocas horas después la bolsa de Caracas se desplomaba más de un 12 por ciento, y por el mismo motivo.

Estas reacciones divergentes ilustran claramente los grandes ganadores y perdedores que dejó el triunfo de Chávez sobre Henrique Capriles en las elecciones. Por un lado están los mercados, que temen que Chávez interprete su victoria con el 55 por ciento de los votos como un mandato para profundizar sus políticas de corte intervencionista y para poner a Venezuela en un camino “sin retorno” al socialismo. Por el otro, sus más de 8 millones de votantes, que ven en su triunfo la continuidad de las misiones sociales que les han permitido, tal vez por primera vez, acceder a una vivienda o poder tratar de manera gratuita sus problemas de salud.

La pregunta es con qué Chávez se encontrarán los venezolanos, y el resto de Latinoamérica, durante el que será su cuarto mandato consecutivo al frente de Venezuela. En primer lugar, un factor clave será su estado de salud, que podría volver a instalarse con fuerza en la agenda política tras haber prácticamente desaparecido del debate público en el último tramo de la campaña.

Si bien afirma estar curado del cáncer que se le declaró hace más de un año en la zona pélvica, las dudas persisten. Un deterioro de su salud podría abrir la puerta a una lucha de poder al interior de su gobierno, donde no emerge un sucesor claro, capaz de hacer “chavismo sin Chávez”. A poco de ganar las elecciones, Chávez buscó despejar uno de los interrogantes sobre su eventual sucesor al nombrar al hasta entonces canciller Nicolás Maduro como su vicepresidente, un cargo influyente si se tiene en cuenta que en caso de que Chávez muera durante sus primeros tres años de mandato, el vicepresidente será el encargado de convocar a nuevas elecciones.

En segundo lugar, enfrenta un escenario diferente al de sus mandatos anteriores, con una oposición unificada como nunca antes en los 14 años de la era chavista y que en las elecciones sacó 6 millones de votos, pese a quedar a 11 puntos de distancia. Según algunos analistas, esto podría obligar a Chávez a buscar consensos o una política de acuerdos.  En su primera conferencia de prensa tras ganar las elecciones, por momentos intentó alejarse de su habitual estilo confrontativo y contó incluso que había llamado y sostenido un diálogo “ameno” con Capriles, al que durante la campaña había tildado de “majunche”, “cochino” y “candidato de la burguesía”.

Un diálogo con las fuerzas de oposición sería algo inusual para Venezuela, donde los años del chavismo han estado marcados por un progresivo deterioro de la institucionalización que ha dado paso a lo que los politólogos llaman un régimen híbrido. Además, requeriría que ambos bandos superen la actual lógica de la desconfianza y la confrontación para dar paso a una lógica de cooperación.

Al mismo tiempo, los temores de los mercados a nuevas expropiaciones siguen latentes.  El propio Chávez agitó esos temores al decir en la campaña que buscaría poner “un cerrojo al capitalismo”. Su vicepresidente Elías Jaua intentó explicar qué significaba eso en la práctica: “Fortalecer el control de elementos estratégicos de nuestra economía como la energía, la alimentación del pueblo, los insumos para la construcción”, declaró a la agencia Reuters.

Sin embargo, la pregunta en esta oportunidad es qué margen de maniobra tendrá para hacerlo, frente a un panorama económico lleno de desafíos, que incluye una inflación galopante, un deterioro de la situación fiscal y un atraso cambiario que ha llevado a influyentes bancos de Wall Street como Goldman Sachs a considerar “inevitable” una devaluación.

El mismo Chávez reconoció que la campaña lo dejó agotado y todo indica que no tendrá tiempo para descansar, ni mucho menos para disfrutar su triunfo en las elecciones, que le permitió obtener un nuevo período de seis años con el que aspira a completar 20 años al frente de Venezuela.

El primer test post electoral para Chávez, cuyo nuevo mandato comenzará formalmente en enero, serán las elecciones regionales del 16 de diciembre, que  se convertirán en un examen para demostrar si es capaz de transferir su caudal de votos a los candidatos del chavismo a las gobernaciones de los estados del país. Hasta antes de estas elecciones, Chávez demoraría cualquier decisión impopular, como una potencial devaluación del bolívar.

Su cuarto mandato como presidente estará repleto de desafíos desde el día uno. Chávez se ha impuesto a sí mismo una ambiciosa agenda de reformas, plasmada en su “Programa de la Patria 2013-2019”, donde propone cosas como “convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la gran potencia naciente de América Latina y el Caribe”.

Para lograrlo cuenta con el respaldo de los votos de ocho millones de venezolanos y las jugosas arcas de PDVSA. Entre los fuegos artificiales y el desplome de la bolsa hay un amplio abanico de grises que dejan al descubierto cómo ha cambiado Venezuela en los 14 años de chavismo con la incorporación de amplios sectores populares históricamente marginados por acuerdos partidarios a puertas cerradas. Resultará clave entonces que tanto el Gobierno como la oposición estén a la altura de los nuevos desafíos, para los cuales se necesitan nuevas respuestas.

* Artículo publicado inicialmente en Asuntos del Sur

Acerca de mividaencaracas

Soy periodista, trabajé 12 años en una de las agencias de noticias más prestigiosas del mundo, desde Buenos Aires y Santiago. Ahora estoy probando el sabor de la independencia desde Caracas. Este blog apunta a ser un rincón con mis impresiones sobre la vida en una ciudad de contrastes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s